Costa Rica, C.A

Contáctenos

Facilitando el Parto


Muchas mujeres mencionan que no soportan estar acostadas durante las contracciones del parto por que es demasiado incómodo o doloroso. Evidentemente acostada-boca-arriba no es agradable, ni tampoco beneficioso, asimismo su propio cuerpo le va instruyendo las posiciones y movimientos que le ayudarán más.  Posiciones verticales facilitan el descenso de su bebé, alivian su dolor de espalda y desencadena reflejos en su cuerpo para dar a luz a su bebé con el mínimo de esfuerzo suyo.
    

Desde que comienzan sus contracciones es recomendable que siga moviéndose lo más posible, experimentando con diferentes posiciones y movimientos. Asimismo cuando encuentre una posición donde se sienta especialmente cómoda, quédese así por un rato; pero no permanezca en la misma posición por todo el proceso, aunque sea muy cómodo, por que la falta de movimiento podría impedir el progreso del parto. 

Prepare con las personas que le atenderán el parto o con su acompañante(s) las posiciones que más le gusten y para que ellos sepan como ayudarle con posiciones o movimientos durante la labor de parto.


Bailar

    Apóyese en su pareja o acompañante y sienta el cariño de la persona que la quiere.  El bailar facilita la cabecita de su bebé para que gire y desciende, así que su bebé nacerá más fácil y rápidamente.  Asimismo si tiene una música suave y rítmica que le gusta, podría rendirse más profundamente al trance del parto, así es que elimina cualquier resistencia o bloqueo - físico o emocional - que podría estar sintiendo. 


Caminar

Especialmente en la fase latente, el caminar en un lugar agradable - un parque o jardín es mejor que un centro urbano - es una buena manera de estimular el proceso de la labor y también mantener su ánimo alto.  Cuando su bebé todavía no se ha encajado (entrado en la pelvis), el caminar ayuda que se encaje la cabecita y estimula las contracciones.  No obstante, si está muy cansada para caminar o es muy incomodo, no lo haga. 


Parada e inclinada
Cuando está caminando y empiece una contracción, busque un objeto -un mueble, árbol, cama, pared- inclínese y apoyase sobre el, con sus piernas abiertas, sus rodillas dobladas y si desea mueva las caderas.  Así su acompañante le puede masajear su espalda o aplicar presión sobre el sacro.


Sentada e inclinada

Si le duele la espalda esta posición es excelente por que el estar inclinada adelante alivie la presión sobre el sacro y en esta posición su ayudante o compañero puede sentar atrás y masajear su espalda, especialmente la parte abajo sobre el sacro y las nalgas. También así estará descansando y todavía tener el efecto positivo de la gravedad para facilitar el descenso de su bebé y la dilatación del cuello uterino.


De cuclillas

Considerada la posición clásica del parto, la posición en que nuestras ancestras dieron a luz, no todas las mujeres hoy en día pueden o quieren estar de cuclillas durante la labor ni tampoco en el nacimiento.  En cuclillas la salida de su pelvis abre hasta un 35 % más y para algunas mujeres es una posición muy cómoda, natural y instintiva para la etapa expulsiva - probablemente estas mujeres en su vida cotidiana utilizan la posición de cuclillas para hacer muchas cosas, o sea, están acostumbradas y han practicado.  En situaciones particulares como por ejemplo cuando la mujer no siente ganas de pujar, o el descenso es muy lento, ponerse en cuclillas durante las contracciones puede resolver el problema.  Existe muchas maneras de ayudar a la mujer a colocarse de cuclillas, con apoyo.  No es recomendable que se use para la primera etapa del parto, por que la entrada de la pelvis se vuelve más pequeña, pero para la etapa expulsiva es ideal. 


Cuclillas apoyada

En esta posición usted estará casi parada, así es que aprovecha la fuerza y asistencia de la gravedad para facilitar el descenso de su bebé.  Se utiliza mucho en el segundo estadio del parto - cuando el cuello uterino está completamente (10 centímetros) dilatado - durante las contracciones su acompañante le sostiene abajo de los brazos. 


Cuatro patas

Si usted tiene dolor de espalda durante cualquier etapa del parto, esta posición aliviará su dolor bastante, y su compañero podría aplicar presión sobre el sacro durante las contracciones.  A veces el dolor es causado por que el bebé se encuentra en una posición posterior, o sea, su espalda es contra su espalda - puede ser bastante doloroso y prolongar la labor de parto - y en cuatro patas, es más probable que el bebé se vuelve a una posición anterior, así acelerando el nacimiento en una posición más adecuada.  Asimismo, si usted tiene algún otro problema como hemorroides o ganas de pujar antes de que halla dilatado completamente, la posición "cuatro patas" es ventajosa.  Podría quedarse en esta posición también para el nacimiento, para muchas mujeres es muy cómodo, y también si el bebé viene demasiado rápido podría ayudarle a controlar la salida de su bebé.   


Acostada de medio lado

Si su labor de parto dura muchas horas, es probable que quiera acostarse por ratos para descansar y tener la energía necesario para dar a luz normalmente.  Acostada de medio lado es la mejor posición para realmente descansar y en esta posición su acompañante podría masajear su espalda, pies y piernas para ayudarle relajarse mejor y aliviar su dolor.  Si su bebé viene muy rápidamente, de la misma manera acostarse demedio lado para el nacimiento puede ayudarle mucho también.  En esta situación su acompañante tendría que sostener su pierna superior para permitir la salida de su bebé pero no debería levantarla muy alta, solamente lo suficiente para dejar que el bebé nazca.