Costa Rica, C.A

Contáctenos

Inicio / Embarazo, Parto, Posparto y Crianza / El parto / Partos complicados / ¿Qué hago si mi trabajo de parto es muy lento o prolongado?

21/12/2009

¿Qué hago si mi trabajo de parto es muy lento o prolongado?

¿Cuantas horas debería durar un parto? es una pregunta muy discutida actualmente. El promedio de un primer parto es entre 12 y 24 horas y para el segundo, tercero o posteriores bebés, el promedio es entre 3 y 24 horas, y siempre habrá partos fuera de estos promedios. En muchos hospitales tiene un limite de alrededor de 14 horas, y si el proceso es más lento pretenden acelerarlo con un suero de pitocín. Cada parto tiene su propio ritmo, y la decisión de acelerar un parto depende en las características particulares de cada uno, y los sentimientos y creencias de la madre.

Muchas madres experimentadas saben que un parto puede durar desde unas pocas horas hasta unos días.  Es cierto que un parto prolongado, cuando existe una verdadera complicación que no sea atendida a tiempo, es peligroso para la madre y su bebé.  No obstante, cuando la madre y bebé están bien y el proceso es saludable o normal, la labor de parto puede durar mucho tiempo, el tiempo que sea necesario.

Un parto rápido no es siempre lo mejor, porque la madre podría sentir golpeada por la intensidad extraordinaria de las contracciones y la expulsión, y de la misma manera se puede traumatizar el bebé. Al contrario, un parto lento puede ser mejor por que tendrá tiempo para adaptarse a los cambios, el proceso es más suave para la madre y su bebé. Por otro lado, un parto largo y lento puede ser duro si la madre no se cuida bien con descansos y alimentos ligeros, o si sus asistentes están ansiosos o quieren utilizar intervenciones o drogas para acelerar un proceso normal, contra su voluntad y con los posibles efectos secundarios.

Hoy en día, debido a la sobre-medicalización del parto, es extremadamente raro que un parto llegue a durar tres días, y por lo tanto pocos asistentes estarían dispuestos dejar el proceso desencadenarse por tanto tiempo. No obstante, cuando la madre se cuida mucho y cuenta con asistentes pacientes y atentos que tiene parámetros más amplios, su bebé estaría muy bien cuando nace aún después de mucho tiempo en la labor, siempre y cuando no haya complicaciones reales y el mínimo de intervenciones.

Cuando un parto es largo, es importante averiguar las razones y analizar los síntomas. 
En caso de que su bebé no descienda, considere posiciones terapéuticas, como en cuclillas.


¿Qué tan frecuente y fuerte son las contracciones? En todos los partos normales es esencial que la madre se mantenga relajada y activa; estar parada, sentada o en cuclillas, además de caminar, bailar y movilizarse de cualquier manera que sea cómoda y la reconforte, de tal forma que se estimula las contracciones del parto y el descenso del bebé. A pesar de todo el esfuerzo para moverse y relajarse, en algunos partos las contracciones no llegan a tener la intensidad y frecuencia esperada y los asistentes se preocupan por un posible problema. Si el bebé tiene una adecuada posición y no presenta indicaciones de sufrimiento fetal, y la madre tiene buena condición física, el proceso puede continuar a su manera. En el caso de que un parto demore muchas horas, es imperativo que la madre duerma o descanse entre contracciones, tome abundante líquidos y consuma comidas livianas para conservar su energía. Para estimular las contracciones, existe medidas tan simples como:

  • Tomar varios vasos de agua. 
  • Tomar un batido que contenga proteínas o una bebida para deportistas.
  • Si ha pasado mucho tiempo en el mismo lugar, salir de su cuarto o la sala hospitalaria para hacer una caminata, tomar aire fresco, sentir el sol o el viento en su piel, o tener contacto con la naturaleza.
  • Cambiar su ambiente, como por ejemplo, poner música, bajar o encender las luces, cambiar su ropa, o cualquier cosa que le haga sentir “refrescada”.
  • Tener privacidad, como por ejemplo, estar sola por un rato o tener intimidad con su pareja 
  • Sumergirse en una tina de agua caliente o sentarse bajo una ducha caliente


¿Tiene dolor de la espalda? Un bebé con su espalda contra la suya produce dolor de su espalda y podría durar varias horas más para nacer que un bebé con su espaldita contra la barriga de la madre. Para facilitar la rotación de su bebé a la posición anterior para que nazca más fácilmente, coloquese de cuatro patas, apoyándose sobre almohadas, y mueva las caderas. En la posición de cuatro patas, sus acompañantes le puede masajear la espalda o ejercer presión fuerte directamente sobre el hueso sacro, y además se aliviará bastante el dolor.

¿Las contracciones son efectivas?
A veces, se puede averiguar si las contracciones están abriendo el cuello uterino con un tacto interno durante una contracción. Sin embargo, no debe hacer este procedimiento cuando no presenta la probabilidad de un problema. Cuando el cuello uterino no se estira durante una contracción porque no cuenta con la presión de la cabeza del bebé y la bolsa de agua, se puede tratar de acomodar la cabecita del bebé en una posición más efectiva sencillamente por los movimientos de la madre. Por ejemplo, subir y bajar gradas, “caminar” como una pata (con apoyo la madre dobla sus piernas hasta que está prácticamente en cuclillas y camina moviéndose las caderas) o levantar una pierna con la pie sobre una silla por varias contracciones.  Finalmente, después de utilizar diferentes movimientos y posturas, trate de dormir, posiblemente con una copa de vino o una pastilla recitada por su médico, porque muchas veces cuando la madre se relaja profundamente hasta que se duerme, la cabecita del bebé se libera y encuentra su mejor espacio para nacer. Una vez encajada y en una buena posición, las contracciones se aumentarán en intensidad y frecuencia.