Costa Rica, C.A

Contáctenos

21/12/2009

Riesgos del parto por césarea

“Debido a que tuve una cesárea anterior… se me programó una cesárea… Mientras me llevaban en la camilla, me sentía como un animal camino al matadero sin una mente propia y haciendo lo que se me decía…Nadie daba ningún tipo de consideración a como me sentía. Estaba acostada allí, mientras me inyectaban la epidural, gritando en mi interior, por qué, por qué, no quiero esto.”

En Costa Rica casi 1 de 3 mujeres da a luz por cesárea.Esto hace que la cesárea sea la operación más practicada en Costa Rica. La OMS (Organización Mundial de la Salud) piensa que el porcentaje máximo de cesáreas de un país no debería superar el 15%.

Con este artículo queremos informarte sobre los riesgos para las mujeres y los bebés que conllevan las cesáreas no necesarias (optativas), ya que estos riesgos pueden ser evitados.

Veremos artículos de los Estados Unidos y otros países y los compararemos con la situación en Costa Rica.

Quiero agradecer a Nicette Jukelevics por su libro sobre este tema.

Understanding the Dangers of Cesarean Birth: Making Informed Decisions (Comprendiendo los Peligros de un Parto por Cesárea: Tomar Decisiones Bien Fundadas)  ISBN 978-0-275-99906-3 – Hay muchos recursos y material educativo para los profesionales de la salud y las madres, disponibles para descargar en www.dangersofcesareanbirth.com

Los doctores que practican cesáreas a pedido consideran que este tipo de parto promueve la salud y bienestar general de la mujer y su bebé más que los partos vaginales. Por lo tanto les parece ético practicarlas. Pero esta creencia no está avalada por evidencia científica.

Algunas mujeres creen que la cirugía prevendrá  futuros problemas del soporte pélvico o disfunciones sexuales, pero no hay evidencia certera que confirme estas creencias.  En marzo del 2006 en la Conferencia de Ciencias en Bethesda, Maryland, titulada ‘Partos por Cesárea a Pedido de la Madre’, no se presentó ni siquiera un caso que apoyara la suposición que las madres de Estados Unidos estaban solicitando cesáreas bajo alguna razón médica ante los Institutos Nacionales de Salud Estatal de los Estados Unidos .

Una encuesta conducida por Childbirth Connection en Nueva York, dió como resultado que menos del 1% de las mujeres encuestadas quería una cesárea optativa sin indicación médica.  Pero, por todo el país y en los medios de comunicación, comenzó una discusión sobre la posibilidad de que las futuras madres plantearan a sus doctores la opción de una cesárea.

Todo esto a pesar que el Colegio Americano de Enfermeras-Parteras  (el American College of Nurse Midwives), la Sociedad de Obstetras y Ginecólogos de Canadá (the Society of Obstetricians and Gynecologists of Canada ), la Asociación Canadiense de Parteras (la Canadian Association of Midwives ), el Real Colegio Británico de Obstetras y Ginecólogos  (la Royal College of Obstetricians and Gynecologists of Britain), El Real Colegio  de Parteras del Reino Unido  (el Royal College of Midwives in the United Kingdom) y la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (FIGO) (International Federation of Obstetricians and Gynecologists ) no apoyan el hecho que la paciente opte por una cesárea cuando no haya evidencia que ésta sea más beneficiosa a un parto normal.

En un ensayo de Annals of Family Medicine (Anuales de Medicina Familiar), los médicos M. Leeman y Lauren A. Plante escribieron: “En años recientes hemos visto una disminución en cuanto a la elección de las mujeres por partos vaginales ya que un parto vaginal después de un parto por cesárea (PVDC) ya casi no se practica y los partos vaginales para bebés que vienen de nalgas son raramente llevados a cabo. Cuando se trata de la opción del paciente a tener un parto por cesárea, se plantea sólo si una mujer debería tener el derecho a elegir la cesárea en caso que no haya indicación médica. El derecho de una mujer a elegir un parto vaginal no se menciona. ¿Por qué abogar por la opción del paciente solo cuando la opción es un parto por cesárea?”

Sabemos gracias a las investigaciones disponibles que incluso en los de bebés a termino la mortalidad neonatal es casi el doble de alta entre los niños nacidos por cesárea sin “ningún riesgo médico” si se la compara con los nacidos en partos naturales.

En Francia los investigadores descubrieron que el riesgo de muerte post-parto para las madres era 3.6 veces mayor luego de una cesárea planeada para bebés de nalgas que luego de un parto vaginal. Por esta razón los proveedores de cuidados maternales deberían charlar la posibilidad de una vinersión externa (maniobra externa para dar vuelta un bebé sentado) en las semanas 36-37 del embarazo como opción para evitar una cesárea en estos casos.

Riesgos para los bebés

Con una cesárea planeada sin trabajo de parto, los bebés tienen más probabilidades de nacer prematuramente.

En Costa Rica muchas de las cesáreas planeadas son  para bebés demasiado pequeños o demasiado grandes para su fecha  de parto. Difícilmente alguno de estos bebés pesen menos de 2500 gramos. Los bebés a término nacen entre las  semanas 38 y 42 del embarazo.

Con una cesárea planeada los bebés tienen más probabilidad de nacer prematuramente. Las complicaciones respiratorias pueden ser los suficientemente serias como para requerir un espacio de cuidados especiales (unidad de cuidados intensivos neonatales ,UCIN).

La masa cerebral de bebés prematuros tardíos (34-36 semanas de gestación) es cerca del 70% del de un bebé a término. Los bebés prematuros tardíos tienen más probabilidades de tener problemas de aprendizaje y comportamiento en edad escolar que los bebés que nacen a las 40-41 semanas.

Al comparar un parto vaginal con una cesárea, es más difícil para las madres y los bebés beneficiarse de las siguientes ventajas:

  • Contacto piel a piel.
  • No hay separación de la madre y bebé.
  • Lactancia dentro de la primera hora luego del parto.
  • Corte tardío del cordón.

Riesgos para las madres

Un parto por cesárea puede tener impacto sobre:

  • la auto-estima
  • apego madre-niño
  • relación con la pareja
  • la habilidad de la nueva madre para responder a las necesidades del recién nacido
  • fertilidad/pocos niños
  • futuros problemas con la placenta
  • muerte sin explicación del bebé al nacer y muerte neonatal  en un embarazo posterior
  • partos por cesárea reiterados
  • dolor prolongado   
  • coágulos de sangre
  • embolia pulmonar
  • trombosis venosa profunda
  • riesgo de ataque cerebral


Algunos de estos riesgos son 7 veces mayor que con partos vaginales.

La cesárea está indicada medicamente en un 15% de todos los nacimientos.

Una de las razones por las que se la practica es debido a un trabajo de parto prolongado.  ¿Pero cuando una mujer está realmente en trabajo de parto? Para responder a esta pregunta debemos separar al trabajo de parto en fase latente y fase activa.  Con menos de 4 cm de dilatación, una mujer no está en trabajo de parto activo y los bebés casi nunca tienen problemas.   Con más de 4 cm a las mujeres se les debe permitir comer, beber y moverse libremente por donde quieran. El agua puede ayudar a aliviar el dolor y las madres también se benefician del alivio del dolor de una manera natural, a través de las endorfinas, hormonas producidas naturalmente.

Con un trabajo de parto natural, las mujeres nunca deberían estar sobre sus espaldas durante el trabajo o el parto mismo ni tampoco monitoreadas continuamente con un monitor fetal electrónico (MFE). Ambas prácticas incrementan el riesgo de una cesárea.

Las cesáreas también se practican si hay distrocia de hombro del bebé luego de haber comenzado el trabajo de parto activo.

A menudo se practican cesáreas por inducciones fallidas. La inducción del trabajo de parto aumenta el riesgo de cesáreas.

El Cytotec-misoprostol, una droga utilizada para comenzar el trabajo de parto, no está aprobada por la FDA (Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos) para inducir el trabajo de parto.

Cómo evitar los riesgos de una cesárea

  • preparación para el parto
  • reconocer la diferencia entre la fase latente y la fase activa del trabajo de parto
  • hidroterapia
  • música, terapia de relajación
  • apoyo continuo durante el trabajo de parto (doulas)
  • trabajo de parto fuera del entorno del hospital
  • selección del riesgo por un asistente médico menos intervencionista, como una partera o médico familiar

Procedimientos a Evitar Durante el Embarazo

Investigaciones actuales han establecido que las siguientes prácticas durante el embarazo y el parto incrementan el riesgo de una cesárea sin aumentar los beneficios para la salud de las madres o de los bebés.

  • Ultrasonido de rutina luego de las 24 semanas
  • Screening por ultrasonido para determinar macrosomía
  • Cesárea optativa para macrosomía
  • Cesárea optativa  para mellizos
  • Cesárea optativa para bebés pequeños por su edad gestacional
  • Cesárea optativa  para evitar disfunción del suelo pélvico