Costa Rica, C.A

Contáctenos

Inicio / Embarazo, Parto, Posparto y Crianza / El parto / Procedimientos / Suero para acelerar o inducir el parto: Pitocin

30/11/2009

Suero para acelerar o inducir el parto: Pitocin

En los hospitales se utilizan una droga llamada pitocín administrada en un suero intravenoso, con la finalidad de acelerar el parto. En algunas salas de maternidad, el uso de esta potente droga ha llegada de ser prácticamente una rutina o norma de atención, así es que se la aplican a mujeres en procesos de parto totalmente normales, es decir, cuando no existe indicaciones reales.

La utilización de la potente droga, llamada pitocín, que emula a la oxitocina tiene la intención de imitar a la hormona natural e inunda los sitios receptores de oxitocina natural con niveles altos y anormales. De esta manera inhibe la producción y recepción normal de la hormona.

Actualmente, las normas de atención en los hospitales no cuentan con indicaciones para la administración de la droga, lo cual permite su uso indiscriminado en todos los partos normales.

  • Algunas mujeres indican que quieren que les aceleren la labor del parto con pitocín para tener sus bebés más rápidamente. Otras mujeres han explicado que después de recibir el suero de pitocín, ya no aguantaron el dolor el parto, y sus partos se volvieron extremamente dolorosos e insoportables.
  • Es frecuente en las salas de maternidad que no se les explican bien a las mujeres los afectos ni los riesgos de utilizar el suero de pitocín antes de aplicarla. 


Riesgos y consecuencias 

  • Produce dolor excesivo. El pitocín provoca contracciones más fuertes y más seguidas, así produciendo más dolor que es diferente que el dolor normal del parto.  El analgésico natural del cuerpo – las endorfinas – no se podrá coincidir o complementar con el aumento de dolor.
  •  Provoca sufrimiento fetal. Las contracciones conducidas por pitocín resulta en la disminución de la circulación a la placenta, aprieta al bebé, y por lo tanto el bebé sentirá ahogado por la falta de oxígeno. En algunos casos hasta se puede provocar daño cerebral o muerte.  La fuerza y duración de las contracciones provocadas artificialmente le restan tiempo al bebé para su recuperación y reabastecimiento de oxígeno.  Reducir los niveles de oxígeno en el cerebro de un bebé al nacer puede tener efectos a largo plazo, efectos que no son evidentes en el momento de nacer sino que después de años.
  • Requiere el uso del monitoreo en una manera continua o permanente. Para vigilar y controlar la reacción o condición del bebé, así es que obliga a la madre a permanecer inmóvil, acostada con el monitoreo alrededor de la panza y se sabe que la falta de movilidad es uno de los factores que hacen más lenta y complican la labor de parto.  Sin embargo, se sabe que en muchas salas de maternidad, no monitorea al bebé en esta manera como debería, lo cual puede resultar en daños o muertes.
  • Genera alta tasa de cesáreas. El uso masivo de la pitocín ha resultado en el aumento dramático de la cesárea en Costa Rica, por que provoca sufrimiento fetal y el dolor extremo crea una situación de gran agotamiento en las madres que terminan agradeciendo la intervención quirúgica.
  • Aumenta el riesgo de una hemorragia posparto. Con el uso prolongado de pitoción el cuerpo no produce su propia oxitocina y se agota, lo que dificulta su capacidad para recuperarse por que la oxitocina es responsable para la contracción del útero, lo cual controla el sangrado.
  •  Algunas mujeres son hipersensibles al pitocín. Puede suceder que los efectos del pitocín se den inmediatamente o hasta una o más horas después de que se inicia su administración.  Si las dosis se van aumentando al no verse resultados en el corto plazo, existe un riesgo de sobre dosificación y puede causar contracción excesivo del útero y, en algunas ocasiones, ruptura del mismo.
  • Predispone a la ictericia en el bebé.  Al verse inundado por la droga pitocín, el hígado del infante no funcionará adecuadamente, lo cual muchas veces resulta en complicaciones como la ictericia.
  • El pitocín puede inhibir el descenso de la leche materna. Muchas veces la nueva madre desconoce las razones por las dificultades que ella experimenta en los primeros días de dar leche a su bebé.  Tampoco el personal pone importancia en las causas provocadas por el mismo trato hospitalario.
  • Puede generar dependencia. La utilización de pitocin genere una dependencia que se puede provocar que en partos futuros dificultades por que el cuerpo ya no produce espontáneamente oxitocina natural, y deba ser inducida con más pitocin.


El hecho que las mujeres en el ambiente hospitalario no pueden dar a luz suficientemente rápido para cumplir con los requisitos de la institución confirma la creencia que los cuerpos de las mujeres siempre fallan, que son defectuosos, y que los horarios del hospital y del personal son más importantes que los ritmos naturales del cuerpo femenino o la experiencia subjetiva del parto. La intensificación del dolor y estrés físico y emocional sirve para acentuar la debilidad de las mujeres y creer más dependencia en la medicina. Muchas mujeres después de tener un parto provocado o conducido por el suero sienten que no hubiera podido sin tanta intervención.

Alternativas al uso de pitocín

Existe maneras más seguras que el pitocín para “ayudar”, facilitar o acelerar un parto lento.  Después de que haya tratado con métodos más seguros para estimular las contracciones, se puede usar el pitocín, como un recurso novísimo. 

Movimiento libre: caminar, bailar, moverse las caderas, y explorar diferentes y variadas posiciones. Las posiciones más verticales y inclinadas hacia adelantes son las que más ayudan y aceleran el parto en una manera natural. La presión de la cabeza del bebé durante el descenso por el canal del parto sobre el cuello uterino y el estiramiento de la vagina y músculos del suelo pélvico estimulan los receptores de oxitocina natural.

Mejorar o cambiar el ambiente: en un ambiente de bajo estimulo sensorial – con luz baja, sonidos suaves, en privacidad y con el acompañamiento de personas de su libre elección – el proceso fluye mejor.

Confiar sus sentimientos a su acompañante.  Es normal tener momentos de dudas o preocupaciones, y por solo expresarlas a una persona que te escucha y te estima, muchas veces se acelera el trabajo de parto.

Respire y vocalice.  El uso de la respiración relajante con sonidos – bajos en tono y desde el vientre – libera la tensión física y emocional, y por lo tanto, muchas veces acelera el proceso.

Descanse. Cuando la labor dura muchas horas o toda la noche, siempre es recomendable que se repose por cortos tiempos para recuperar su energía y fortificar su resistencia.

Sentarse abajo de un chorro en una ducha o dentro de una tina con agua calientita estimula la producción natural de oxitocina y también de las endorfinas. Así es que disminuye el dolor, relaja el cuerpo y la mente, y en muchos casos acelera el trabajo del parto.

Tomar abundante líquidos es un método tradicional de estimular las contracciones, y podría funcionar. La misma deshidratación resulta en la disminución de las contracciones.   

Tener placer sexual en las etapas tempranas del parto (cuando empiezan las contracciones) estimula la secreción agregada de la oxitocina natural.