Costa Rica, C.A

Contáctenos

26/11/2009

Parto en casa


Con el objetivo de crear un ambiente especial para la bienvenida a su bebé, de evitar las intervenciones obstétricas y por la falta de respeto para los derechos y necesidades particulares que hay en los hospitales; para las mujeres con embarazos de bajo riesgo, dar a luz en sus casas, atendidas por parteras, puede ser la opción más segura. 

Foto de madre y bebé
Parto en casa

Estudios en Europa y Norte América han demostrado que el parto en el hospital no es más seguro que el parto en la casa cuando las parteras que atienden los partos tienen experiencia y trabajan de cerca con un hospital al cual pueden transferir a las mujeres cuando surgen complicaciones.

Las ventajas del parto en casa por encima del parto hospitalario están relacionadas con la naturaleza íntima, fisiológica del parto. Esta naturaleza fisiológica es universal y debería ser considerada como criterio esencial para los programas de maternidad segura a nivel mundial, en todos los contextos en los que las mujeres dan a luz. Para que el proceso de parto pueda fluir de manera segura y ágil, una mujer necesita sentirse lo más relajada posible, protegida, segura, respetada y más importante aún, necesita privacidad, como en cualquier otro acto sexual. 

Desde esta perspectiva, el hospital representa el ambiente más inapropiado que uno se pueda imaginar: la falta de privacidad,  la atmósfera fría y estéril, luces brillantes y la presencia de completos extraños.  Dadas las condiciones favorables para la privacidad, familiaridad y comodidad del hogar, el parto puede fluir más fácilmente, sin intervención, en la casa de la mujer.
 
La  especialista en estadísticas, Dra. Marjorie Tew, estudió patrones de hospitalización en Europa entre 1958 y 1970, y encontró que mientras más elevado era el número de  mujeres que iban al hospital a tener sus bebes, los índices de mortalidad aumentaban. Ella descubrió que aún en embarazos de alto riesgo, las mujeres que dieron a luz en sus casas consistentemente tenían mejores resultados que las que fueron atendidas en el hospital.  Ella concluyó que la mayor seguridad durante el parto podría haberse alcanzado si las mujeres hubiesen continuado teniendo sus bebés en el hogar, y que otros factores tenían mayor influencia en hacer que el parto fuera más seguro, por ejemplo mejores condiciones higiénicas, agua potable, mejor nivel de salud y nutrición, mejoramiento del estatus de las mujeres e índices de fertilidad reducidos.

Hija y su madre

En las emergencias obstétricas, las intervenciones salvan vidas. Por lo tanto, no se recomienda parto en casa cuando la casa es más de media hora de un centro médico donde se puede ejecutar una cesárea.  Entre el 5 y 25 por ciento de los partos tendrán alguna complicación que requerirá de intervención médica, y este porcentaje varía según la población.  Mientras mayor es la pobreza, más alto será el índice de complicaciones.  Donde el estatus de la mujer es bajo, los índices de mortalidad materna son elevados.  Donde el estatus de las mujeres es alto, los índices de mortalidad materna son bajos. En poblaciones saludables, la necesidad de intervención médica es menor, y los efectos iatrogénicos de las rutinas innecesarias acarrean riesgos también innecesarios e incrementan los índices de complicaciones. 

En un estudio norteamericano grande de partos en casa atendidos por parteras profesionales, el parto planeado en casa estaba asociado con menores índices de intervenciones y complicaciones y los índices de mortalidad materna y neonatal no eran más elevados que en los hospitales (Jonson y Daviss).

Nacer en casa es menos estresante y más acogedor para el bebé y su madre, y es tan seguro como nacer en un centro hospitalario. Las investigaciones hechas hasta ahora así lo demuestran. Los/as profesionales que atienden nacimientos en casa están igual de preparados y tienen una gran experiencia y más confianza en el desarrollo del proceso fisiológico. La necesidad de intimidad y recogimiento imprescindibles para la mujer que está dando a luz, queda anulada en los centros sanitarios. El argumento que durante años se ha utilizado sobre la seguridad del hospital y el peligro que se corre al dar a luz en casa no es real y en los últimos tiempos está quedando patente con los estudios realizados.
 

El parto en Casa reduce: 

  • Riesgo de infección                                       
  • Riesgo de intervenciones innecesarias en el hospital                   
  • Lesiones permanentes causadas por complicaciones e intervenciones       
  • Riesgos de errores en los hospitales                           
  • Interrupciones en el apego entre madre-bebé y la lactancia               
  • Riesgos de inadecuado personal en los hospitales para atender a todas las mujeres
  • Riesgos de procedimientos nocivos y innecesarios a los recién nacidos       

El parto en Casa ofrece:  

  • Ambiente seguro, familiar y privado para la labor y parto               
  • Toda la atención hacia la mujer y sus necesidades y deseos particulares         
  • Nacimiento donde toda la familia participa y no hay extraños               
  • Menos estrés y disrupción para toda la familia                       
  • Se afirma que el nacimiento es un acontecimiento normal y profundo, de mucha importancia, sagrado.