Costa Rica, C.A

Contáctenos

Inicio / Embarazo, Parto, Posparto y Crianza / El parto / Tipos de partos / Preguntas Frecuentes para Parto en Agua

29/01/2010

Preguntas Frecuentes para Parto en Agua

1
2
páginas

¿Cuál es la temperatura del agua?
El agua se debe mantener a una temperatura que sea agradable para la madre, por lo general entre 33.3 y 37.2 grados Celsius. La temperatura del agua  NUNCA debe exceder los 38.3 grados Celsius ya que podría producir sobrecalentamiento, lo cual causaría una aceleración en el ritmo cardíaco del bebé. Una buena idea es tener a mano mucha agua y paños frescos para la cara y cuello de la mamá. Las mamás sienten alivio si se les vaporiza la cara con agua fresca. Si la temperatura del agua baja durante el parto no se preocupen que el bienestar del bebé no se verá comprometido. Los bebés se benefician más con temperaturas bajas.

¿Cuándo debe meterse al agua la mujer?
A las mujeres se les debe permitir usar la tina de parto cuando ellas quieran, de hecho se debe animarlas a hacerlo. Hay quienes opinan que si la madre se mete en el agua antes que sus contracciones sean prolongadas y fuertes, y cada vez más seguidas, el agua podría relajarlas a tal punto que retrasaría o detendría el parto totalmente. Este no siempre es el caso. Cada mamá en trabajo de parto debería ser evaluada individualmente.

Por lo general lo mejor es pasar la primera hora a hora y media de relajación en la tina para el parto, e incluso muchas veces esto puede ayudar a que una mujer logre la dilatación completa en un tiempo corto, incluso en el caso de mamás primerizas. Ofrezcan el agua como prueba, asegurándose que tenga la temperatura correcta y que no la usen menos de 30 minutos en el primer intento. Es muy útil salir y moverse activamente luego de una hora y media aproximadamente y quedarse afuera por una hora y luego volver al agua por otra hora y media. Todos los beneficios psicológicos de la inmersión en el agua se repiten la segunda vez.

Madre con su bebé recién nacido en el agua
Madre con su bebé recién nacido en el agua
¿Qué hace que un bebé no tome aire bajo el agua?
Hay varios factores que evitan que un bebé inhale agua en el momento del nacimiento. Estos factores inhibitorios están normalmente presentes en todos los recién nacidos. El bebé dentro del útero se oxigena a través del cordón umbilical por medio de la placenta, pero practica tomar aire para un futuro moviendo sus músculos intercostales y su diafragma en un patrón regular y rítmico a partir de aproximadamente las 10 semanas de gestación. Los fluidos del pulmón que están  presentes son producidos en los pulmones y son químicamente similares a los fluidos gástricos. Estos fluidos llegan a la boca y son tragados normalmente por el feto. Hay muy poquita aspiración de líquido amniótico en el útero.

Entre 24 a 48 horas antes del comienzo de la labor espontánea, el feto experimenta un notable incremento en la los niveles de Prostaglandina E2 de la placenta lo cual causa una disminución o detención de los movimientos respiratorios fetales (MRF). Al suspender el trabajo de la musculatura del diafragma y de los músculos intercostales, hay más flujo sanguíneo para los órganos vitales, incluído el cerebro. En un perfil biofísico se puede observar la disminución de los MRF, el feto mueve estos músculos un 40% del tiempo. Cuando el bebé nace y el nivel de prostaglandina aún es alto, los músculos para respirar del bebé, simplemente no funcionan, entonces comienza la primera respuesta inhibitoria.

Una segunda respuesta inhibitoria se debe al hecho que los bebés al nacer experimentan hipoxia aguda o falta de oxígeno. Es una respuesta inherente al proceso de parto. La hipoxia causa apnea y necesidad de tragar, no hay respiración ni bocanadas de aire. Si el feto experimentara una falta de oxígeno severa y prolongada,  posiblemente, luego, al momento de nacer, daría una bocanada de aire, seguramente inhalando agua en los pulmones. Si el bebé tuviera problemas durante el trabajo de parto, habría amplias variabilidades a notar en el ritmo cardíaco fetal, usualmente terminarían en bradicardia prolongada, lo cual haría que la persona a cargo le pida a la madre abandonar la inmersión antes del nacimiento del bebé.

Se estima que otro factor que puede inhibir al bebé nacido de querer tomar su primera respiración mientras está en el agua, es la diferencia de la temperatura. La temperatura del agua es tan parecida a la maternal que evita que el recién nacido detecte en su interior cualquier cambio posible. Esta área debe ser reconsiderada ya que ha aumentado el reporte de nacimientos que tienen lugar en el mar, tanto hoy como en el pasado. Las temperaturas marítimas definitivamente no son altas como las del cuerpo de de la madre y aún así, los bebés que han nacido en esos medios han estado perfectamente bien. Las bajas temperaturas del agua no estimulan al bebé a respirar mientras esté inmerso.

1
2
páginas