Costa Rica, C.A

Contáctenos

Inicio / Embarazo, Parto, Posparto y Crianza / El parto / Tipos de partos / Parto vaginal después de césarea

25/11/2009

Parto vaginal después de césarea

Recientemente, algunos médicos han afirmado  que las cesáreas electivas primarias y las cesáreas electivas subsiguientes son más seguras para los bebés, y hasta para las madres, que los partos vaginales. 1,2  Aunque el uso selectivo de la literatura médica pareciera respaldar esta afirmación, una revisión de los estudios que considera los riesgos a corto y largo plazo de las cesáreas no lo considera así.  Las cesáreas electivas ponen a los bebés y a las madres en riesgo, usan valiosos y limitados recursos de atención en salud, tienen consecuencias  psicológicas y financieras negativas para las familias y aumentan substancialmente los riesgos en futuros embarazos. 

Foto por Julia Ardón
La alta incidencia de cesáreas no ha significado mejores resultados para los bebés o las madres. Adicionalmente, el parto vaginal después de una cesárea (PVDC) es aún menos riesgoso para las madres y bebés que la cesárea, a pesar de recientes afirmaciones sobre lo contrario.  La organización “International Cesarean Awareness Network” (Red Internacional de Concientización sobre la Cesárea) se opone a  las cesáreas realizadas sin verdadera indicación médica.

Riesgos de la cesárea electiva para el bebé:

• Los bebés que nacen por cesárea electiva tienen mayor riesgo de padecer del síndrome de distrés respiratorio neonatal, una condición que amenaza la vida,3-7 así como otros problemas respiratorios que pueden requerir de cuidados intensivos neonatales.

• Los bebés que nacen por cesárea electiva tienen cinco veces más riesgo de padecer hipertensión pulmonar persistente que los bebés nacidos vaginalmente.6

• Los bebés que nacen por cesárea electiva tienen un mayor riesgo de prematuridad iatrogénica (causada por el médico), usualmente relacionada a la falla de acatar los protocolos para determinar la edad gestacional antes del nacimiento, o a errores al estimar las semanas de gestación aún con el uso de datos clínicos.7,8 La prematuridad puede tener efectos en la salud y bienestar durante toda la vida, y aún los nacimientos pretérmino moderados acarrean serias consecuencias de salud.9

• Los bebés que nacen por cesárea electiva son cortados por el bisturí del médico entre el 2 y 6 por ciento de las veces. 10 Los investigadores creen que estos riesgos son sub-reportados.


Riesgos de la cesárea electiva para la madre:

• Hasta el 30% de las madres que tienen cesáreas adquieren una infección posparto. Las infecciones después de una cesárea son la complicación materna más común y representan una parte substancial de la morbilidad postnatal y una estadía hospitalaria prolongada. 11

• Otras complicaciones graves para las mujeres que reciben una cesárea incluyen hemorragia masiva,12 transfusiones,13  lesiones en la uretra, 14 lesiones en los intestinos15 y endometriosis por incisión. 16,17

• A las siete semanas posparto, las mujeres que reciben una cesárea reportan niveles de salud y bienestar mucho más bajos que las mujeres que tienen partos vaginales. 18

• Las mujeres que reciben una cesárea tienen el doble de riesgo de ser rehospitalizadas por razones tales como infecciones, enfermedades de la vejiga, complicaciones quirúrgicas en la herida, condiciones cardiopulmonares, condiciones tromboembólicas y apendicitis.  La rehospitalización tiene un efecto social y financiero negativo en la familia. 19

• Las mujeres que reciben una cesárea reportan menos satisfacción que las mujeres que tienen partos vaginales. 20,21

• Las mujeres que reciben una cesárea tienen un mayor riesgo de histerectomía tanto en la cesárea actual como en embarazos futuros. 22,23

• El índice de muerte materna es el doble para la cesárea electiva que para el parto vaginal. 24

• En embarazos subsiguientes, las mujeres con una cesárea previa tienen mayores índices de anormalidades placentarias serias, las cuales ponen en peligro la vida y salud del bebé y de la madre. 25-27   A las mujeres rara vez se les informa que una cesárea expone a sus  futuros bebés a un mayor riesgo.

• Después de una cesárea, las mujeres enfrentan mayores índices de infertilidad secundaria, así como mayores índices de sufrir pérdidas y embarazos ectópicos. 28,29

 

Referencias: 
1 Harer WB Jr. Patient choice cesarean. ACOG Clinical Rev 2000; 5(2).
2 Greene MF. Vaginal delivery after cesarean section - Is the risk acceptable? N Engl J Med 2001; 345(1): 54-5.
3 Bowers SK, MacDonald HM, Shapiro ED. Prevention of iatrogenic neonatal respiratory distress syndrome: Elective repeat cesarean section and spontaneous labor. Am J Obstet Gynecol 1982;143(2):186-9.
4 Morrison JJ, Rennie JM, Milton PJ. Neonatal respiratory morbidity and mode of delivery at term: Influence of timing of elective caesarean section. Br J Obstet Gynaecol 1995; 102:101-6.
5 Hales KA, Morgan MA, Thurnau GR. Influence of labor and route of delivery on the frequency of respiratory morbidity in term neonates. Int J Gynaecol Obstet 1993; 43(1):35-40.
6 Levine EM, Ghai V, Barton JJ, Strom CM. Mode of delivery and risk of respiratory diseases in newborns. Obstet Gynecol 2001;97(3):439-42.
7 Parilla BV, Dooley SL, Jansen RD, and Socol ML. Iatrogenic respiratory distress syndrome following elective repeat cesarean delivery. Obstet Gynecol 1993; 81(3):392-5.
8 Hook, B et al. Neonatal morbidity after elective repeat cesarean section and trial of labor. Pediatrics 1997; 100(3):348-53.
9 Kramer MS, Demissie K, Yang H, Platt RW, Sauve R, Liston R. The contribution of mild and moderate preterm birth to infant mortality. Fetal and Infant Health Study Group of the Canadian Perinatal Surveillance System. J Amer Med Assoc 2000; 284(7):843-9.
10 Smith JF, Hernandez C, Wax JR. Fetal laceration injury at cesarean delivery. Obstet Gynecol 1997; 90(3): 344-6.
11 Henderson EJ & Love EJ. Incidence of hospital-acquired infections associated with cesarean section. J Hosp Infect 1995; 29: 245-255.
12 van Ham MA, van Dongen PW & Mulder J. Maternal consequences of caesarean section. A retrospective study of intra-operative and postoperative maternal complications of caesarean section during a 10-year period. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol 1997; 74: 1-6.
13 Naef RW III, Washburne JF, Martin RW et al. Hemorrhage associated with cesarean delivery: When is transfusion needed? J Perinatol 1995; 15: 32-35.
14 Eisenkop SM, Richman R, Platt LD & Paul RH. Urinary tract injury during cesarean section. Obstet Gynecol 1982; 60: 591-596.
15 Davis JD. Management of injuries to the urinary and gastrointestinal tract during cesarean section. Obstet Gynecol Clin North Am 1999; 26: 469-480.
16 Wolf Y, Haddad R, Werbin N, Skornick Y, Kaplan O. Endometriosis in abdominal scars: A diagnostic pitfall. Am Surg 1996; 62(12):1042-4.
17 Wolf GC, Singh KB. Cesarean scar endometriosis: A review. Obstet Gynecol Surv 1989; 44(2):89-95.
18 Lydon-Rochelle MT, Holt VL, Martin DP. Delivery method and self-reported postpartum general health status among primiparous women. Paediatr Perinat Epidemiol. 2001 Jul;15(3):241-2.
19 Lydon-Rochelle M, Holt VL, Martin DP, Easterling TR. Association between method of delivery and maternal rehospitalization. J Amer Med Assoc 2000; 283(18):2411-2416.
20 Fawcett J, Pollio N & Tully A. Women’s perceptions of cesarean and vaginal delivery: Another look. Res Nurs Health 1992; 15: 439-446.
21 Waldenstroem U. Experience of labor and birth in 1111 women. J Psychosom Res 1999;47: 471-482.
22 Stanco LM, Schrimmer DB, Paul RH, Mishell DR Jr. Emergency peripartum hysterectomy and associated risk factors. Am J Obstet Gynecol 1993; 168(3 Pt 1):879-83.
23 Bakshi S, Meyer BA. Indications for and outcomes of emergency peripartum hysterectomy. A five-year review. J Reprod Med 2000; 45(9):733-7.
24 Bewley S. Maternal mortality and mode of delivery. Lancet 1999; 354: 776.
25 Zaideh, SM et al. Placenta praevia and accreta: Analysis of a two-year experience. Gynecol Obstet Invest 1998; 46(2):96-8.
26 Ananth, CV et al. The association of placenta previa with history of cesarean delivery and abortion: A meta-analysis. Am J Obstet Gynecol 1997; 177(5):1071-78.
27 Miller DA, Chollet JA & Goodwin TM. Clinical risk factors for placenta previa-placenta accreta. Am J Obstet Gynecol 1997; 177: 210-214.
28 Hemminki, E and Merilainen, J. Long-term effects of cesarean sections: Ectopic pregnancies and placental problems. Am J Obstet Gynecol 1996; 174(5):1569-74. 
29 Hall MH, Campbell DM, Fraser C & Lemon J. Mode of delivery and future fertility. Brit J Obstet Gynecol 1989; 96: 1297-1303.  


This may be copied and distributed with retained copyright. 
© International Cesarean Awareness Network, Inc. All Rights Reserved.

Copiado y reproducido con permiso.
Traducido al español por Waleska Porras